domingo, 6 de junio de 2021

A golpes con la vida: un guión de tebeo


Este tebeo (así, con la definición clásica) nació de un guión escrito hace más de cuarenta años por dos chavales cargados de ilusiones y amor por el cine: Julián Mingo y yo.
Nunca pudimos realizar ese cortometraje deseado, quedó durmiendo en el cajón de los olvidos, convirtiéndose en uno más de tantos sueños rotos.
Un día, Julian imaginó darle vida, transformarlo en las imágenes inanimadas de un comic, y a ello nos pusimos. Mejor dicho, Julian se puso a dibujar, que eso es lo verdaderamente duro, y yo a revisar textos y bocadillos de diálogo.
El resultado es este que aquí os presentamos. Un pequeño sueño dejó de estar roto.
"A golpes con la vida".

Esperamos que os guste...

viernes, 19 de marzo de 2021

Mi cita con el artista

 


He decidido coger la Handbike (una silla de ruedas a la que se le acopla una tercera rueda con un motor eléctrico incorporado) y darme un garbeo sin rumbo definido y como idea creativa. Hace ya mucho tiempo, años en realidad, que no paseo por el simple placer de pasear, sin que haya un motivo al final del camino.

No hace tanto que dispongo de este carro y, sin saber bien por qué, me viene a la cabeza como algunos ponen nombre a sus coches, motos o vehículos en general como una manera de hacerlos suyos. Yo nunca lo he hecho. Quizás fue por pudor o porque jamás tuve la suficiente imaginación como para personalizar máquinas que tan solo me sirven para desplazarme de un sitio a otro.

jueves, 7 de enero de 2021

Las campanadas

 

Un relato, que espero nunca se dé

 Las campanadas

Renqueando se acercó a la estantería para coger el bote de uvas envasadas, después encendió la televisión y se sentó. Entre las rayas de aquella imagen desgastada se podía distinguir a los presentadores vestidos de fiesta, él con frac y ella luciendo un traje de lentejuelas, explicando, entre chascarrillos, el desarrollo de las campanadas de fin de año. De fondo se distinguía la Puerta del Sol y se escuchaba, a pesar del bajo volumen, el jolgorio de las miles de personas atestando la plaza.