jueves, 19 de abril de 2012

Todos los jueves relato - Una de espias (o algo parecido)


  


Espía o chafardea como puedas







Vidas intensas llenas de pasión, ideales y aventura. Personajes inmortales:
James Bond, Mata-Hari, Jason Bourne, Austin Powers, Maxwell Smart (Superagente 86), Napoleón Solo, George Smiley, Matt Helm, Nikita, Harry Lime... 

¿Quién no ha soñado alguna vez con tomar un café en una concurrida terraza, con buena visibilidad, con alguno de estos personajes y escuchar atentamente sus múltiples aventuras llenas de intensidad y peligro?

Pero lo habitual es conocer y escuchar al chafarder@ oficial del barrio. Verdadero experto en todo tipo de artimañas para conocer la vida y milagros de los demás. Va para todos ellos: 
  
Finalmente, tras toda una vida observando a los demás,
juzgando conductas ajenas,
doliéndose del daño de otros y
viviendo en vidas distantes,
comprendió que nunca había conocido la suya propia.


26 comentarios:

  1. José Vicente, esta entrada yo se la tendría que dedicar a una que lleva la vida de todo el barrio. Yo digo que poco trabajo.

    ResponderEliminar
  2. Me olvidava, gracias por el libro, es una pasada que leere con sumo placer..
    Estuvimos un buen rato hablando y tomando café con tu amigo que es muy sinpático y amable.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Soy de la idea que quienes se ocupan en chismosear, atentos a la vida ajena, resultan ser pobres seres huecos de vidas vacías y solitarias...claro que las excepciones serían esos personajes seductores e intrépidos que nos nombras, sumergidos en permanentes aventuras, glamour, encanto y riesgo!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Una sencilla, breve y buena reflexión para los cotillas (también llamados "churreteros" en mi pueblo)que suelen ver la paja en el ojo ajeno pero no la viga en el suyo propio. Suele pasar que a veces quien más habla es quien más tiene que callar. Le has dado una buen vuelta de tuerca a esto de los espías... Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Tu micro y excelente relato, tiene mucho que ver con aquello de ver la paja en el ojo ajeno y no ver la viga en el propio. Dedicados al chismorreo y a la contemplación de todo cuanto les rodea, poco tiempo o ninguno les queda para mirarse al espejo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Gente con poco que hacer diria yo, si estan tan pendientes de los otros poco tiempo les queda para ellos mismos. Vidas aburridas y sin sustancia ni contenido. Has llevado a cabo eso de "lo bueno si breve dos veces bueno"
    Un abrazo..

    ResponderEliminar
  7. Muy buen microrelato, donde queda al descubierto que sin dudas el que mira para todos los costados, se olvida de poner el ojo en sí mismo...
    En cuanto a sentarse a hablar con alguno de esos tantos espías reconocidos (ficticios y reales), creo que hubiera elegido una charla con Mata-Hari... algo sumamente interesante.
    Saludos jueveros!
    Gaby*

    ResponderEliminar
  8. Pues a mi me encanta la observación, que no la chafarderia, y con ella aprendo mucho.
    Quien observa termina por ver...y no sabes Jose Vte lo que veo.
    Te mando un beso.
    Anna

    ResponderEliminar
  9. Los famosos espías, al fin y al cabo ejercen un oficio muy difundido.

    No se dio cuenta el observador de otras vidas, que en ellas existían partículas de la suya, a la larga no somos tan distintos.
    ¿Y a él quién lo espiaba?
    Magnífico espionaje el tuyo, para meditar auto espiándonos. Besito.

    ResponderEliminar
  10. ¡Qué gracia!Acabo de leer en otro blog una reseña sobre un libro situado en el siglo XV en el que el protagonista es Fernando de Rojas y en el que, nos comenta la compañera en su blog, aparece la Celestina como un personaje real. No sé por qué al leerte me ha venido a la cabeza la palaba "alacahueta" que no es exactamente de lo que tú hablas pero casi, casi...Por cierto, un detalle curioso, el diccionario de la RAE dice que el masculino de alcahueta es alcahuete, palabra que jamás he oído ni leído ¿por qué será? Otra curiosidad, antiguamente, cuando en las casas había porteros/as esa función de espías la ejercían ellos. El diccionario no recoge esa acepción, a pesa de su suo generalizado. La RAE siempre por detrás...
    Besos.
    (El próximo miércoles vuelvo a Barcelona y contactaré con tu amiga para lo del libro, ayer no pude.)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perdón, "de su uso", solo un poco de dixelia...Ja,ja!
      Más sebos.

      Eliminar
  11. Pues esa es la vida real de muchos fisgones, que pasan la vida tras las cortinas y no se ocupan del mugre que se les acumula dentro de su casa...

    Un besito y un café bien cargado.

    ResponderEliminar
  12. en mi pueblo, al fisgonear se le denomina CUCEAR. pues bien, sales de casa, echas un vistazo, y too el mundo es un cuzo...yo, el que más...
    este es un pueblo de espías profesionales...
    medio beso.

    ResponderEliminar
  13. Hay gente que se quedaría vacia sin la vida de los "otros" mucha más de la que nos pensamos...

    Besos

    ResponderEliminar
  14. Chico, ésto pasa muy a menudo, algunos viven tanto de los demás que no saben vivir su propia vida.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. Siempre hay personas en paro o abueletes que pasna el dia fuera por lo tanto sabe lo que ocurre por la calle donde vive y las familias que hacen, vamos es el cotilla alias espias..
    Saludos

    ResponderEliminar
  16. Que cierto es, Jose Vicente... hay quien se pierde lo mejor de la vida, disfrutar de uno mismo, que lo mismo es mas inquietante y misterioso.
    Eso sí, lo saben todo y no miden que a veces hacen mucho daño con sus "llevatrae"
    Besos!!

    ResponderEliminar
  17. ¡Te he dado un premio! Aunque veo que ya lo tienes, y repetido, ¡por algo será, comapañero! Pásate por mi blog. Un beso.

    ResponderEliminar
  18. Hay personas que se pierden su propia vida, intentando vivir a través de la de otros, una pena y una perdida de tiempo que jamás se recupera.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Será que sus vidas son tan simples que necesitan invertarse una nueva forma de sentir y percibir... los hechos de los demás.

    ya tengo tu libro José V.

    :))
    un abrazo

    ResponderEliminar
  20. Excelente ese micro. Solo bastan unas pocas frases para expresar lo que es tan real. felicidades

    ResponderEliminar
  21. Gente con poco que hacer y vacías por dentro que necesitan vivir las de los demás. De esos hay muchos..una pena. Un beso

    ResponderEliminar
  22. A ver JV, la primera, coincido con el espíritu de tu relato, quise expresar algo semejante en un micro que creo tengo publicado. Trsites vidas que pretenden ensombrecer vidas que no son tristes.
    Lo siento, hoy creo que estoy filosófico. Un abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
  23. Hola Jose Vicente:
    En algo nuestros relatos se tocan: No es espía solo el glamuroso agente de miles de artilugios, sino tambien aquel que, con muy poco, nos saca información y se sabe la vida, obra y milagros de todos...

    ResponderEliminar
  24. Asemás estos personajes suelen tener una memoria prodigiosa!! recuerdan cada detalle y si surge una nueva información, se puede apreciar en sus caras como hacen un recuento del bagaje en sus mentes con una rapidez que ni una PC y ¡ya tienen una conexión! asombroso!! si para algo sirviera!!
    Te dejo una abrazo

    ResponderEliminar