jueves, 7 de junio de 2012

Todos los jueves relato - Relato Encadenado






     Relato Encadenado y Colectivo




Conforme iba caminando, Marta no podía evitar ir mirando por todos lados y sobre todo hacia atrás, si llegaba a ver que los dos matones la seguían se moriría del susto.
Como aventura estaba muy bien, para leerla en un libro, - la heroína confiada que lo da todo para salvar al chico misterioso en apuros -  pero éste peligro parecía muy real. Empezó a dudar, al fin y al cabo ¿de que conocía a Jenaro?, ahora ella tenía la carta, si los veía se la podía entregar y que Jenaro se apañara con su mafia rusa. De repente todos esos pensamientos de duda se le disiparon justo en el momento en que, al doblar la esquina que daba a su calle, vio que ellos también entraban aunque por el otro lado. Marta creyó desmayarse. Sin poder evitarlo empezaron a temblarle las piernas y por un momento le pareció que se daban cuenta de quien era ella porque se pararon y uno de los matones la señalaba con el dedo. Marta no dejaba de mirar por el rabillo del ojo pero sin dejar de caminar. De repente todas las dudas se le habían disipado. Los matones daban verdadero miedo, se sintió boba por el simple hecho de dudar. Había dado su palabra de que le iba a ayudar y eso es lo que haría. Además le había caído muy bien el chico, la verdad es que estaba muy gracioso con su nariz roja de payaso. Pensó que igual no estaría mal conocerlo más a fondo cuando esta historia de espías terminara.
Enseguida se dejó de pensamientos y volvió a la realidad, ya quedaba muy poco para entrar en su patio. Parecía que los matones dudaban sobre si era ella o no, había sido una buena idea lo del cambio de la chaqueta. Por un momento se imaginó a Jenaro allí en aquella escalera, esperando y dudando sobre si ella cumpliría su promesa.
Finalmente llegó al patio, con manos temblorosas atinó a coger la llave y tras dos intentos logró abrir la puerta. Los matones seguían en el mismo sitio. ¿Por qué no se iban?

Cuando llegó a su casa miró por la ventana. Allí estaban ellos, ahora ya no le cabía ninguna duda de que sospechaban de ella. Rápidamente se puso a rebuscar entre su armario, cogió varias prendas suyas, de las más anchas que pudo encontrar y ella misma se cambió las suyas. Fue hacia el baño, se maquilló y se renovó el tipo de peinado, - igual al ser de noche se despistan -  pensó. Luego y tras echar un nuevo vistazo por la ventana y confirmar que continuaban apostados en la misma esquina, salió de allí para volver a encontrarse de nuevo con Jenaro.    

36 comentarios:

  1. Uf si se lía la cosa, jejeje. Este Jenaro y esta Marta no son lo que parecen según parece más adelante.
    Besitoo.
    Nota: jejeje ¿no era escribir diez o doce líneas?

    ResponderEliminar
  2. Te lo has currado José Vte.!!! Seguimos encadenados, a ver qué pasa... jajaja. Un abrazo,

    ResponderEliminar
  3. Muy bien!!! yo, ya dije que no me atrevo...pero me encanta leeros

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Hola José Vte.
    Guay, voy recorriendo la cadena de blog a blog.
    Una iniciativa estupenda.
    Un beso, Montserrat

    ResponderEliminar
  5. Uf, demasiada dedicación de tiempo a todos los blog, yo al menos no llego!
    Salud

    ResponderEliminar
  6. Como se nota el trabajo de los mejores narradores. Pienso que has seguido perfectamente, el hilo de la trama. Bonito juego, verdad?.
    Recibe un fuerte abrazo, y no te olvidides de tu familia, en la que también pienso.

    ResponderEliminar
  7. Em tu línea, siempre acertada.
    Lo de esta mujer es la manía del temblequeo, me pregunto si nos dará un susto dejándose caer finalmente. ¿Y si se nos descalabra?
    Sigo la ronda, José, que esto es un sinvivir.
    Un abrazo desde la ventana.

    ResponderEliminar
  8. La cosa se pone intrigante y ya veremos como acaba, porque estos de la mafia rusa son muy listos,
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. En buen lío se ha metido Marta, pero al parecer es una mujer que gusta de los desafíos y el peligro. Vamos con ella a buscar a Jenaro y ver como sigue esta historia, que por lo que veo, viene muy bien hilada.
    Besos al vuelo:
    Gaby*

    ResponderEliminar
  10. Por el momento la historia sigue su curso, la atrevida Marta no se ha echado atrás y sigue adelante con lo de ayudar a Jenaro aunque sepa que se pone en peligro.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  11. Muy bien argumentado ese infortunado reencuentro con los dos matones que persiguen a Jenaro. Que sospechan de ella ya no nos cabe la menor duda. Apostados esperando su salida. ¿Logrará despistarlos?. De ello depende posiblemente la vida de Jenaro, bueno de ello y del contenido de la misteriosa carta.
    Me gusta como va la historia.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Si al final de la historia estos dos serán James Bond y MonyPenny en sus principios...
    Que divertido!!
    Un beso

    ResponderEliminar
  13. Me encanta leer las historias que tan bien contais los que sabeis escribir.
    Una historia muy original.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  14. Vaya, parece que los matones han reconocido a Marta, así que esperemos que haga una buena caracterización para tratar de convertirse en otro personaje porque eso de que la esperen a la salida de casa no me da buena espina, y el pobre Jenaro impaciente esperándola. Habrá que seguir leyendo para ver qué sucede... Un beso.

    ResponderEliminar
  15. Y yo pensaba, lo mismo la historia se nos queda anclada o se nos cansa, pero nooooo, continúa y muy bien!!! Jeje, mira que le sacáis punta a todo. Esto se pone interesante, cada vez más.

    Un abrazo muy fuerte

    ResponderEliminar
  16. Qué bien se viene desarrollando la historia!...una trama de suspenso, atrapante y original que nos tiene enganchados desde el vamos!Además, se le vienen agregando detalles de humor y de descripción de los personajes que prometen muy buena continuidad!
    Me voy ya mismo a lo de Carmen!

    Un abrazo juevero, y esta vez, enganchado! ejjeeje

    ResponderEliminar
  17. ufff... que dificil, la espera y esos tipos que no se van... que haran...quiero más! excelente! un abrazo

    ResponderEliminar
  18. Pobre Marta. Estoy sufriendo por ella. A ver como despista ahora a estos dós. Me voy corriendo a descubrirlo.
    Un beso
    Mar

    ResponderEliminar
  19. Era normal que la pobre mujer se viniera abajo. Ella que había salido a correr y se encontró en medio del fregao...jajaja. Muy bien. Besitos

    ResponderEliminar
  20. Seguro que esos dos son de la mafia rusa y como la atrapen lo tiene crudo. Sigo leyendo. Un abrazo

    ResponderEliminar
  21. Nada es lo que parece, ni Jenaro es tan payaso ni Marta tan dulce y buena samaritana....
    Besos.

    ResponderEliminar
  22. Marta se está convirtiendo en la versión femenina de J. Bond! ya calcula como eludir a sus perseguidores, lo conseguirá? veremos ...
    un abrazo

    ResponderEliminar
  23. Sobre el contenido de la entrada siguiente, que por lo visto es definitiva. Respeto el derecho de cada quien de cerrar o seguir en su blog, por lo que no voy a dejar mi opinión sobre cómo hubiese yo actuado en similares circunstancias. Simplemente decirte que lamento mucho que algo que nace como grato entretenimiento termine lastimando y ofendiendo. Además, esta propuesta de los jueveros es algo que busca sumar, no restar y me duele particularmente que haya sido en esta propuesta que hayan surgido tan desagradables incidentes. Me pone mal que decidieras alejarte, te lo digo sinceramente, pero bueno, siempre que se cierra una puerta queda la opción de volver abrirla cuando cambien los ánimos, por lo que espero -de corazón- que pronto decidas retornar a tu actividad bloguera y juevera.
    Te dejo un fuerte abrazo y te deseo lo mejor, tanto con tu libro como con tu vida personal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Neo, gracias por tu comentario. Únicamente decir que nada tiene que ver los jueves ni los jueveros a los que respeto mucho y aprecio y por supuesto la estupenda iniciativa de Encarni. Ha sido meramente accidental. Yo he tomado una decisión y la gota ha sido esta pero no la única. Yo, como ya han escrito, probablemente soy un inmaduro y lleno de conflictos, pero siempre he tratado de razonar y tender mi mano hasta el último momento.

      Contesto para defender la idea de los jueveros, Nada tiene que ver en todo esto, es lo único que quiero que quede claro.

      Un abrazo

      Eliminar
  24. !Ostras José Vicente! estoy con la boca abierta que no puedo cerrarla. Me veo citada a partir de mi comentario que era, bajo mi entender, bien intencionado, por segunas interpretaciones...Ayyyy, amigo, hablaremos en Córdoba relajados, tranquisss, y que no te duelan escritos sobre tus escritos, opiniones lanzadas, no te duela otra cosa que la vida, escribir y vivirla, nos vemooooooos, besito extensivo a todos y todas sin excepción.

    ResponderEliminar
  25. Es estupendo ver cómo ha ido cambiando, a pesar de que cada uno sigue bien a su anterior.

    ResponderEliminar
  26. Hola José Vte, solo decirte que siento tu decisión pero que la respeto y la comprendo, que siento mucho también que te hayas sentido mal, que siento que no nos vayamos a conocer en Córdoba pero espero que tengamos más oportunidades y que confío en que pese a todo nos sigamos leyendo porque para mí ha sido un placer conocerte y leerte.
    Un beso muy grande y hasta pronto.

    ResponderEliminar
  27. Puesto que has tomado la drástica opción de cerrar comentarios a partir de esa entrada, opino aquí, con tu permiso y de buena fe. De buen rollo, conste, que me meto en "fregaos" abogada del diablo, pero lo mío es no pasar !dioses!
    No merece la pena tanto mal fario, de veras, no es ese el asunto bloguero y menos el juevero, lo sabes.

    Mi correo de Andorra,la montañosa, no me permite enviarte mensaje a través de otro servidor, así que perdona que lo exprese aquí. A mi correo puedes entrar a traves de mi perfil cuando quieras.

    Ni se te ocurra, por un pronto (comprensible por lo que sea, que no estoy en el ajo, más bien fuera de juego) cerrar esta ventana abierta que es tu blog en el cual me he encontrado como en mi casa. No lo hagas amigo, son reacciones viscerales, que ahora veo extendidas como una peste y que me duelen y que me hacen reaccionar y vete a saber, si luego no te dolerá a ti mismo.
    No se trata de cerrar ventanas. No todas las horas son malas ni todos los vientos tormentas, tú mismo lo dices, existen personas de todos los colores, y quiero decir TODAS incluidas aquellas que nos parecen adversas.

    Nos conocemos desde hace poco, basamos, como en general, nuestro intercambio en el respeto y el aprendizaje mútuo, aceptando polémicas que nos estimulan.Los Jueves son una prueba.
    No falles a ninguno que nos veremos pronto y entonces te lo recuerdo.
    Una de las pegas, jústamente, es no poder hablar de tú a tú, como haremos, porque las cosas cambian viéndonos a los ojos. Seguro que muchos malentendidos, polémicas...et, se despejan.

    Sé lo que te duele, nada como que nos menten las letras escritas con el alma, con el gozo y el sufrimiento, hiere que nos citen a esas hijas !ni mentarlas! pero...en esta vida hay que aguantar muchas tormentas (parezco la abuelita de los cuentos)Lo mejor es tomárselo desde la prespectiva lejana, a lo mejor resulta un ejercício sano, a lo mejor le vemos la faceta para recapacitar, nadie es perfecto, dijo nadie (a vueltas con las moralejas)

    NOS VEMOS Y PRONTO, PARA ABRAZARNOS. Te recomiendo (cosa mala) contemporizar y "pelillos a la mar! Mala opción lo visceral.

    Más besitos de verdad y pronto
    POR LA LETRA MUERA LA PECECILLA, LUEGO YO.
    Me sumo a lo que dice Neo, Mónica. Hasta pronto,

    ResponderEliminar
  28. Hola José Vte.!
    No te conozco demasiado, apenas intercambiamos un par de comentarios, pero me pone triste tu decisión, pues cada voz que se acalla (sea en el medio que fuere) es un daño a la libertad de expresión...
    No juzgo tus motivos, por lo que tu cuentas muy valederos, pero recuerda que tienes los elementos a disposición para que en tu blog entre y comente solamente las personas que tu desees (puedes hacerlo privado, moderar los comentarios, etc)...
    Ojalá esto sólo sea consecuencia del dolor de este momento, y pasado no mucho tiempo retornes...
    Un abrazo, y mi solidaridad.


    RoB

    ResponderEliminar
  29. Me gusta como se va enrollando la historia, sigo sin parar hasta el próximo destino, muy buen aporte José.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  30. No sé si sois conscientes de la injusticia que estáis cometiendo: me habéis juzgado y condenado sin ni siquiera oír mis alegatos para poder defenderme.

    Solo habéis oído a una parte: la acusación. Eso era lo que se hacía en los juicios sumarísimos del franquismo. Y lo que se hace ahora en Siria.

    Yo creía que estábamos en un estado de derecho y que todo el mundo es inocente hasta que se demuestre lo contrario.

    Como nadie se ha opuesto a que continué colaborando en los relatos de los jueves, lo seguiré haciendo con mucho gusto.
    Un abrazo a todos.

    Marta C

    ResponderEliminar
  31. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  32. Como veo que sueltas tu patético discurso justificativo por todo el blog, te respondo lo mismo, yo no soy como tu, yo no censuro, si que veo que tu misma te autocensuras constantemente:

    Haber Marta, que yo sepa la única que ha censurado comentarios has sido tu, los mios. No hables de juicios sumarísimos ni de franquismos. Nadie te ha juzgado, tu misma te has puesto en evidencia y este comentario de ahora, junto a la copia de mi entrada anterios en tu blog que luego has borrado, indica el rencor que tienes y no se si incluso la envidia.
    Te recuerdo que tengo todos los correos que nos cruzamos el sábado con tu postura intransigente y censora y que no voy a desvelar públicamente porque te haría bastante daño y ya te dije que no es mi estilo. A menos claro está que me vea obligado.
    A mi puedes imaginarte que ya me da igual.

    Este blog está cerrado y no van a haber más entradas, espero que te hayas enterado y tambien del motivo, según tú infantil. Así es que no se que pintas tratando de justificarte aquí, para eso tienes tu propio blog. Vomita cuanto desees en él, te repito que a mi me da igual.

    Lo de los jueves ya no es cosa mia, si estás en tu derecho, pues adelante.
    Pero a mi déjame en paz, personas como tu las quiero bien lejos. Sois dmasiado dañinas.

    ResponderEliminar
  33. Ya he contestado a tu mensaje en la entrada en la que dices que te vas con una sonrisa, de lo cual me alegro por tus amigos que son muy leales y solidarios. Como deben ser los amigos. Si te contesto en las dos entradas es porque son diferentes las personas que me juzgan en una y otra. Mi intención no es invadirte, sino intentar hacer llegar mi ipinión al máximo de personas que me han juzgado, a las cuales remito a tu entrada "Me voy con una sonrisa"
    Los mensajes borrados eran idénticos al que he dejado, sin una coma de más. Algo he hecho mal y me han salido repetidos.
    Como te digo en el otro comentario te deseo lo mejor y que vuelvas por aquí cuando estés preparado. Yo estaré aquí esperándote para darte un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Definitivamente tienes un problema. En ningún momento, en ningún comentario de los que hay aquí se te juzga, la mayor parte me apoyan y se solidrizan conmigo sin siquiera citarte, en ninguno. Es lo que tiene el tener mala conciencia que se ven cosas que no existen. Me encanta que me cuestiones que porque contesto yo. ESTE ES MI BLOG, ESTA ES MI CASA. ¿Te suena eso a una respuesta tuya?, en privado por supuesto, la doble moral y esas cosas.

      Muy mal te tienes que ver para utilizar este blog, que ya está cerrado, como altavoz de llamada y sobretodo apelando a lo generosa que eres. Sólo que la generosidad se da y se demuestra en su momento, cuando es necesaria, no cuando ya no hay remedio y el daño se ha hecho. Esos abrazos que me lanzas tan intencionados y falsos los podrías haber dado cuando se necesitaban no ahora. Ahora ya no los necesito. ¿Esa actitud no tiene un nombre?

      Mira Marta, te lo voy a decir bien clarito, NO ERES BIENVENIDA, no quiero ver ningún comentario tuyo aquí, si te quieres justificar y vender tienes tu propio blog para decir cuanto desees. YO YA NO ESTOY, y menos para tí, quiero que te quede claro. Y espero que no me obligues a controlar o a eliminar tus comentarios, nunca lo he hecho, pero no quiero volver a ver tu nombre por aquí. NUNCA.

      Participa en los jueves, date la vuelta al mundo, o afiliate al PP, haz lo que te venga en gana, pero a mi me olvidas. Yo haré lo que tenga que hacer y cuando lo tenga que hacer, pero por favor... ¡¡¡NO ME ESPERES!!!

      Eliminar
  34. Bueno... como sobra un poco comentar sobre el relato... pero igual quiero decirte que me divirtió la situación de ella pensando en entablar una relación más allegada en el futuro... Sigo con los relatos, porque el esfuerzo de todos vale la pena.

    ya nos vemos. un fuerte abrazo

    ResponderEliminar