viernes, 21 de enero de 2011

La Suerte - Microrelato musical



Ricardo colgó el móvil envuelto en una gran perplejidad y desolación, Marta, su novia, le acababa de dejar, ¡y por teléfono!, ¿podía haber algo más humillante?
Solo faltaban dos semanas para la boda, y ahora tendría que asumir el hecho y el costo que supondría anular el banquete para ciento cincuenta personas, ya que Marta, su ex-novia, le había comunicado que al día siguiente se iba al extranjero a vivir con su nueva pareja, se había negado a decirle el sitio a donde iba, y todo parecía indicar que él iba a tener que correr con todos los gastos de la cancelación, además de la hipoteca de setecientos euros al mes durante cincuenta años que habían asumido y que llevaba puesto su nombre. Mal se le ponía el panorama, teniendo en cuenta que en tres meses se le acababa el subsidio de paro de seiscientos veinticinco euros que cobraba actualmente.
Ricardo no pudo evitar que las lágrimas inundasen su rostro, y que maldijera con furia su maldita mala suerte. ¿Nada le podía salir bien?
Tan enfrascado iba en sus lastimosos pensamientos que no alcanzó a ver como, mientras imprudentemente cruzaba la carretera, un gigantesco camión se le echaba encima. Cuando Ricardo lo vio, este ya estaba literalmente encima de él.

Al instante siguiente Ricardo estaba tirado en el suelo y con el camión encima suyo, pero notó que no sentía dolor, se levantó, arrastrándose de debajo del camión, y comprobó que no tenía ninguna herida, ni siquiera un rasguño. Un momentáneo desmayo al ver al enorme vehículo encima de él le había salvado la vida. Comenzó a sacudirse la ropa, y con la incredulidad de todos cuantos se habían parado alrededor por el suceso, empezó a andar y a marcharse de allí extrañamente alegre.
La vida empezaba a cobrar otro sentido para él, así es que por mucho que le tacharan de loco, se alejó de allí al son de aquella canción que inusitadamente le vino a la cabeza:



Aquí traigo una pequeña canción que escribí.
Puede que quieras cantarla nota por nota.
No te preocupes, sé feliz.
En todas las vidas, tenemos dificultades.
Cuando nos preocupamos, hacemos que se multipliquen.
No te preocupes, sé feliz…
No te preocupes, sé feliz ahora.
No te preocupes, sé feliz.
No te preocupes, sé feliz.
No te preocupes, sé feliz.
No te preocupes, sé feliz.
No tienes donde reposar tu cabeza.
Alguien llegó y se llevó tu cama.
No te preocupes, sé feliz.
El casero dice que te has retrasado en el pago.
Te denunciará.
No te preocupes, sé feliz.
Mírame, soy feliz.
No te preocupes, sé feliz.
Te daré mi número de teléfono.
Cuando estés preocupado, llámame.
Yo te haré feliz. No te preocupes, sé feliz.
No tienes dinero, no tienes estilo.
No tienes chica que te haga sonreir.
No te preocupes, sé feliz.
Porque cuando estás preocupado, frunces el ceño
y ello hará que todo el mundo se deprima.
Así que no te preocupes, sé feliz.
No te preocupes, no te preocupes, no lo hagas.
Sé feliz. Pon una sonrisa en tu cara.
No deprimas a la gente.
No te preocupes, pronto pasará, sea lo que sea.
No te preocupes, sé feliz.
Yo no estoy preocupado, soy feliz.

23 comentarios:

  1. lo bueno si breve ,dos veces bueno , pues este microrelato + la canción es cuatro veces bueno.

    Un besazo

    ResponderEliminar
  2. Así es José Vte., creo que sabemos de que hablamos muchas personas, nos hemos levantado y sacudido el polvo para eso, para ser felices!jajajaja me encanta ese video, te has fijado como mueve los dedos de los pies sentado en el sofá?, es genial!!! Yo encontré un trebol de cuatro hojas un día que fuimos al campo con mi pareja y nuestros hijos, aquel día fui muy feliz, lo guardo con ilusión dentro de un libro. Tonterias mias!!!jajaja. Aunque al pobre chico le has plantado muy mal la vida, suerte del camión!!!!Besos.

    ResponderEliminar
  3. ¿Sabes qué, amigo? Tuve un problema similar hace mucho tiempo y subí al quinceavo piso decidido a terminar con todo, porque lamentablemente soy de esos que cuando elige lo hace para siempre; pero me abstuve pensando que mi esposa y mis dos hijitos volverían. Me alegro de ésa abstención; porque ello, me ha permitido luchar y dárles un porvenir y a mí, descubrir cosas muy importantes dela vida y del amor. Un gran abrazo

    ResponderEliminar
  4. No te puedes imaginar cuánto te agradezco tu corto relato y, por supuesto, la maravillosa canción que de alguna manera tarareo en momentos cruciales.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. A mal tiempo, buena cara.
    Al menos, si mantenemos el optimismo, no uniremos a la desgracia la amargura.

    ResponderEliminar
  6. ¡Vaya día redondo que tuvo el pobre hombre! Es que hay días que es mejor quedarse bajo las mantas con la cabeza tapada.
    Bonito relato, bicos

    ResponderEliminar
  7. Un dia de suerte extrordinario...después de una cosa así...¡que bello es vivir¡...y la canción me encanta, alegre y optimista.....

    ResponderEliminar
  8. Escribes muy bien...

    Exacto, no todo-todo puede ser tan negativo. No soy supersticiosa pero "quiero" pensar que a sucesos negativos le devienen acciones más gratas y afortunadas... de acuerdo, peco de ilusa pero deberíamos durante algunos minutos al día obligarnos a creer que podemos cambiar los disgustos, lo que nos perjudica y hace sentir mal. Aunque el pobre Ricardo tenía motivos para desesperarse, menos mal que esos hilos transparentes a los que todos estamos atados?? a veces nos rescatan (comentario de viernes noche jaja, es una tontería).

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Qué susto!!! Menos mal que nos has dado un final feliz, porque este pobrecito después de todo salió bien parado, que menos que salvar la vida.

    Ha sido un bonito relato que has enlazado muy bien con la música.

    Yo también he hecho un recreo para ser optimista este fin de semana, bueno, y el resto de la semana jeje.

    Un abrazo optimista :)

    ResponderEliminar
  10. Me pregunto si salvó la vida porque la perdió, al menos perdió la perspectiva de la misma que había tenido hasta entonces. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  11. ANUSKY, Muchas gracias, eres cuatro veces un cielo.

    Un abrazo


    FELICITAT, hay que intentar siempre ser felices, o por lo menos afrontarla de la mejor manera posible. Nunca me había fijado en como mueve el dedo Bobby McFerry, y mira que lo he visto veces,la verdad es que de lo mas gracioso. Si yo me hubiera encontrado un trebol de cuatro hojas, y a pesar de que no creo mucho en esto de la suerte, también lo hubiera guardado, por si acaso.

    Un abrazo


    DRAC, por lo que nos has contado, tu mejor que nadie sabes lo que significa volver a coger la vida con energía y con ganas, tu mejor que nadie sabes lo que te hubieras perdido en el caso de haber dado ese fatídico paso sin retorno. Me alegro mucho por tí y por todos los que te rodean que tuvieses ese momento de lucidez para reflexionar y tomar la decisión correcta.
    Muchas gracias por tu presencia.

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  12. SUSANA, muchas gracias, creo que de vez en cuando hay que recordar que la vida también puede ser bonita, a un mal recuerdo siempre le sigue otro bueno, en el equilibrio está el camino.

    Un abrazo


    Mº JESÚS, hay que intentar mantener siempre el optimismo, te lo dice uno que casi siempre ha sido mas bien pesimista y que se ha dado cuenta que al final no vale la pena.

    Un abrazo


    DILAIDA, tu lo has dicho, hay dias que mejor no levantarse de la cama, seguramente ganaríamos, jejeje.

    UN abrazo


    ANNA, ¡Que bello es vivir!, que magnífica película, por más que la repitan todas las navidades, pero con un mensaje vitalista y entrañable.
    Se que tu también necesitas muchos ánimos, y los mios te los doy con todas mis fuerzas.

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  13. Oliva, antes que nada gracias por tu comentario.

    A todos nos gusta pensar que "no hay mal que cien años dure", supongo que eso le pasó al pobre Ricardo.
    Hay momentos en la vida en los que parece que el mundo se nos viene encima, que no nos pueden caer mas desgracias, y de repente, un pequeño giro afortunado o porque no, desafortunado, convierte todo lo que antes nos parecía insostenible, en mera anécdota. El nuevo suceso se ha convertido en el único importante.
    ¿A que algna vez nos ha pasado a todos?

    Un abrazo de sábado por la tarde.

    ResponderEliminar
  14. ENCARNI, ya te echaba de menos, creo que estás dale que te pego a los estudios, ¿no?. Por otro lado, no podía permitir que le ocurrieran mas desgracias al pobre Ricardo, jejeje.

    Un fuerte abrazo yambién optimista


    EMEJOTA, como siempre tan profunda y tan certera, seguramente ese camión se cruzó en su camino en el momento justo para hacerle ver que el camino nunca es renunciar.

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  15. Gracias por tu visita y comentario.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Mala gente esta Marta, pero como a todas las cosas haay que darles la vuelta y seguir para adelante. HAY QUE SER FELIZ!!! por lo menos intentarlo.
    Saludos

    ResponderEliminar
  17. Yraya, por lo menos hay que intentarlo, no siempre se consigue la felicidad, la mayor parte de las veces apenas la rozamos, pero hay que intentarlo.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  18. Ya estoy de vuelta, poco a poco me iré poniendo al día un gran saludo.

    ResponderEliminar
  19. Me encanta la canción, tan optimista... Sonriamos y seamos felices, aunque a veces vengan "mal dadas".

    Un fuerte abrazo

    noche

    ResponderEliminar
  20. Al leer esta preciosa entrada, me he acordado de mi amigo Antonio Jiménez, él tiene una buenísma filósofía de la vida, me dice siempre que hay tomarse a canchodeo hasta las cosas más serias, todo tiene su lado bueno y hay que buscarlo.

    Me quedo con esta frase : no te tomes la vida en serio, al fin y al cabo, no saldrás vivo de ella.

    Por cierto Jose, me ha encantado en enlace que me diste en mo blog. GRACIAS Y UN BESAZO.

    ResponderEliminar
  21. Bueno parece que no tuve suerte el dia que escribí el comentario, sobre este igenioso microrelato, cosas del internet que a veces no damos con la tecla adecuada, o noa falla la conesión en el ultimo momento, pues bien parece muy apropiado para tu estado de ánimo actual, no importan las veces que te hayan dado con la puerta en las narices, ni importan las trabas que hayas tenido que superar, ni las barreras que has tenido que sortear, alli estabas tu diciendo no importa, esto lo arreglo en un plis plas, te levantas una y mil veces y te quitas el polvo,te sacudes todas las injusticias y ain SABORES, y sigues para adelante...

    y ahora lo que veo es un hombre feliz...

    un abrazo

    ResponderEliminar
  22. jajajaja, iba leyendo y he pensado, vale, está muerto, es su alma, inconsciente todavía de que ya no sigue en este mundo (tipo Ghost). Pero bueno, veo que no, que a veces hay camiones terribles que no acaban con nosotros. Es verdad. A todos nos atropelló alguno y aquí seguimos, intentando ser felices.

    ResponderEliminar
  23. MAMÉ, Me alegro que estés de vuelta, nos leemos.

    Un saludo


    NOCHE, como tu dices, muchas veces vienen mal dadas, pero hay que intentar sacar el optimismo, total vamos a ganar lo mismo.

    Un abrazo


    Ana, todo un filósofo el amigo Antonio JIménez, tiene toda la razón.

    Un abrazo


    Julián, no se si en estos momentos soy un hombre féliz, en realidad es dificil serlo, ahora mismo estoy contento, la vida por primera vez en mucho tiempo me sonríe un poco, y eso es motivo para festejarlo. Gracias

    Un fuerte abrazo


    Ramón, Solo hay un camión que puede acabar con nosotros, si nosotros queremos, y éste confiemos en que tarde muchos años en atropellarnos, jejeje.

    Un abrazo

    ResponderEliminar